Cómo lograr un maquillaje perfecto

El rostro es nuestra tarjeta de presentación, por eso debe lucir lo más sano y radiante posible. Pero, ¿cómo lograrlo? La verdad, es que no hay mejor maquillaje que una buena piel y una sonrisa. Esto es resultado de un equilibrio entre tu mente, tu alimentación y tus rutinas diarias.

Antes que nada, debemos estar conscientes de que la piel es el órgano más grande del cuerpo. Es fácil adivinar que la zona sensible de este órgano es la cara, la cual se encuentra expuesta al sol, rayos UV y contaminantes. También existen alteraciones físicas causadas por cambios hormonales, y estos a su vez, son causa de imperfecciones; por ejemplo: el embarazo, enfermedades del hígado, alimentación, estrés, malos hábitos y emociones en general.

Si pensamos en eso, son innumerables los factores que influyen en nuestra piel. Afortunadamente, la ciencia y la tecnología han avanzado tanto, que nos permiten difuminar, cubrir o incluso eliminar nuestras imperfecciones.

Entonces, cuando me preguntan “¿qué se necesita para un buen maquillaje?, yo respondo: Imagina que quieres hacer una pintura, pero no conoces el lienzo. El lienzo es tu piel, antes de pensar en cómo adornarla debes saber su textura, su forma, sus debilidades, sus necesidades y entonces sabrás qué tipo de maquillaje utilizar, además de dónde y cómo. Tu lienzo, tu piel, tiene diferentes clasificaciones que te ayudan a aprovecharlo y así hacer una hermosa pintura.

-Piel normal: El tamaño del poro es mediano y no existe mucha grasa en la zona T (frente, nariz y mentón). Todo está balanceado.

-Piel sensible: Es una piel frágil ante el sol y a los productos cosméticos o cremas, fácilmente se pone roja y tiende a reacciones alérgicas.

-Piel grasa: Esta piel tiende a segregar grasa, especialmente en la zona T, los poros son abiertos.

-Piel seca: Se siente tirante, los poros son muy finos. Muchas veces da picazón con tendencia a la descamación.

-Piel acneíca: Existen muchos tipos de acné, por esta razón, lo ideal es que vayas con un profesional para que identifique la causa y así poder hacer un diagnóstico adecuado.

-También existe la piel combinada, que es, por ejemplo, tener la piel grasa y sensible al mismo tiempo, o normal con tendencias acneícas.

Tal vez el trabajo, las responsabilidades, el estrés o el tráfico no permitan cuidar nuestra piel como quisiéramos o como deberíamos, pero existen medidas básicas y obligatorias como incluir bloqueador solar en tu ritual de belleza, recordar que tu piel se alimenta igual que tu cuerpo y dotarla de vitaminas y minerales, comer frutas y verduras, hacer ejercicio, tomar agua, dormir ocho horas diarias, y tener una vida balanceada en general: física y emocionalmente.

En conclusión, lo ideal es darle a tu cara los mejores productos con un diagnóstico previo y que las cremas hidratantes, humectantes, maquillaje o tratamientos que compres, sean de acuerdo a tu tipo de piel. Con esto lograrás que el maquillaje dure por más tiempo y tu piel se vea fresca y natural porque, ¿a quién no le gusta lucir bien sin que se note mucho el maquillaje?

Fuente:Marie Claire

Beatriz Cisneros

Comments (0)

Be the first to leave a reply!

Add Your Comment

* required

This is a unique website which will require a more modern browser to work!

Please upgrade today!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies